chicco
1 | Selección.
En coordinación con la torrefacción, seleccionamos directamente en la plantación los tipos de café que consideramos que pueden tener un buen resultado en la cápsula. A la valoración del café crudo sigue otra en la torrefacción para valorar la integridad de este.
capsula
2 | Creación de las mezclas.
El resultado en taza del espresso requiere una versatilidad que prevea los diferentes métodos de preparación de los datos de las diferentes máquinas del café. Así pues, creamos mezclas con tipos de cafés provenientes de diferentes partes del mundo, para exaltar las propiedades de los diferentes orígenes.
capsula
3 | Tostado
Para cada tipo de cápsula, tostamos el café de una manera específica: cada mezcla se tuesta de manera diferente según la compatibilidad. La supervisión de esta fase es fundamental ya que la manera de tostar destaca perfiles con gustos diferentes. Basta con pensar que en el proceso de tostado se crean las más de 800 sustancias aromáticas que representan el patrimonio sensorial del café.
capsula
4 | Desgasificación
Es importante dejar reposar el café que se acaba de tostar, con tiempos estudiados que dependen de la mezcla y del tipo de cápsula, para que se completen las transformaciones químicas y físicas iniciadas en la fase anterior. Con la fijación de las moléculas aromáticas en las sustancias grasas se formarán aceites aromáticos que, empujados por la liberación del anhídrido carbónico, aflorarán y finalmente enriquecerán nuestro espresso.
capsula
5 | Molido
Finalizada la fase de desgasificación, el café se muele, con diferentes grados de finura dependiendo de las necesidades. Es fundamental moler de la manera correcta, para permitir que el agua, en fase de distribución, extraiga todas las propiedades organolépticas del café.
capsula
6 | Envasado
Pasan poquísimos segundos desde que se muele el café hasta que se envasa en la cápsula. El tiempo que transcurre entre el molido y el encapsulado tiene una importancia fundamental: el 60-70% de los aromas volátiles del café se pierde en los primeros 20 o 30 minutos después del molido. Utilizamos cápsulas que protegen el aroma, orientadas a obtener las máximas prestaciones en términos de compatibilidad, protección del café, cremosidad e intensidad.
banner
El Espresso auténtico y de calidad. ¿Nuestro secreto? Tomar un café de elevada calidad e invertir en el proceso de encapsulado para garantizar el prestigio de un buen espresso también en la cápsula.